jueves, 8 de enero de 2009

4'33"

Título Original: 4'33"
Autor: John Cage

Análisis:

Estamos ante una obra de difícil asimilación para oídos poco cultivados. La profundidad del mensaje sonoro apoyado en la rotundidez técnica de su instrumentación, hacen de esta pieza una experiencia artística que no está al alcance de oyentes neófitos en el conocimiento de la música “culta”.

Es innegable el talento artístico de John Cage a la hora de abordar una composición de tan complejo lenguaje creativo, así como tampoco se debe obviar el que una obra de estas características necesita de un oyente intelectualmente capacitado para abordar su complejidad temática, con la suficiente preparación como para saber apreciar la paleta de matices sonoros utilizada por Cage en la misma.

Todo en esta obra exhala talento e imaginación. Desde el complejo “I Movimiento” o «Introduzione», sutil alegoría mitológica del “yo” como ente subordinado a la consciencia existencialista de la Madre Tierra “Gaia”; pasando por el “II Movimiento” o «Intermezzo», transición melódica en la que el artista evoca los placeres de la vida —ya apuntados por Kierkegaard en su magno ensayo “Las obras del amor”—, y que Cage transmuta y personifica de forma magistral en las “Big Mac” —en el rol de los placeres carnales—, el “Ketchup” —encarnación retórica del “fluido vital”— y Charlton Heston —en su habitual interpretación de “Dios” hecho hombre—; y finalizando con el “III Movimiento” o «Coda Finale», sublime demostración técnica en la que los trombones, tubas y crótalos lideran la orquesta, trasmitiendo subliminalmente el mensaje de la redención del hombre materialista, convertido por fin en áurea espiritualidad; 4’33” supone un hito en la historia de la música “culta”, el cenit del ser humano como “hacedor” de arte sonoro y un sublime punto de inflexión en la producción musical de Cage.

Para finalizar, es preciso advertir al oyente que debe prepararse auditiva e intelectualmente si quiere acercarse en toda su magnitud a una obra de estas características. Debe romper todos los prejuicios culturales que lo ligan al arte caduco y trasnochado, y abrir sus sentidos a una nueva experiencia místico-vital, que le encaminara al redescubrimiento del arte como lenguaje comunicativo entre Dios, la Naturaleza y los/as operadores/as de las líneas telefónicas de tarificación especial.

Reproducir vídeo:


1 comentario:

Anónimo dijo...

Las segundas toses entran a destiempo en el intermezzo. Por lo demas sublime!!