viernes, 30 de enero de 2009

Weil Der Mensch Zählt

Título Original: Weil Der Mensch Zählt
Intérprete: Alf Poier

Análisis:

Estamos ante una impresionante «perfomance» interpretativo-artístico-musical, que representa a la perfección el concepto de “Arte Total” en el sentido más wagneriano de dicho término.

Es sorprendente la imaginativa propuesta artística de Alf Poier, y como éste es capaz de combinar una soberbia puesta en escena, junto a una pieza musical de talentosa e innegable calidad, aderezando todo ello con la emocionante dramatización corpóreo-gestual del propio Poier y su «troupe».

Tal vez a un espectador poco cultivado le pueda llegar a parecer, en ciertos instantes, un poco excesiva la interpretación del artista y sus acompañantes, pero no se debe olvidar que bajo la misma no se esconde otra cosa que un velado homenaje al concepto de “Arte Interior” preconizado por Isadora Duncan y, por lo tanto, lo que en un principio podría parecer sobreactuación, es en realidad la comedida expresión exterior de las interiores emociones artísticas del intérprete llevadas, eso sí, a sus máximas consecuencias.

Lo único un tanto desconcertante en esta “Obra Total”, es que fuese elegida para representar a Austria en el Festival de Eurovisión, en su edición del año 2003. Es absolutamente incomprensible como una obra de esta importancia artística y calado intelectual, fue infravalorada en dicho certamen musical; aunque tampoco debe sorprendernos este dato, dada la vacua mediocridad de que suelen hacer gala las «canzonettas» que por lo general acuden a este tipo de concursos.

En cualquier caso se hace necesario —quasi imprescindible—, hacer justicia con esta pieza, rescatándola y devolviéndola al puesto que por derecho propio merece en la historia del arte contemporáneo.

Reproducir vídeo:

No hay comentarios: